domingo, 30 de agosto de 2015

Bajo la misma estrella

Autor: John Green
Género literario: romántico, literatura juvenil
Editorial: Nube de Tinta
Año de publicación: 2012
Sí, se han hecho tantas críticas y reseñas de este libro que se puede considerar una especie de “cliché literario”. Y sí, puede que al escribir sobre “Bajo la misma estrella” parezca que me quiera “ir a lo fácil”. Pero permitidme que os exprese mi opinión al respecto con una de las mejores citas de la Historia del Cine: “Francamente querida, me importa un bledo.”
Porque señoras y señores, cliché o no, estamos ante una de las mejores historias de los últimos años. Puede que no sea un gran libro, que no tenga una prosa embellecida y que haya miles de autores mucho mejores que John Green, pero es, ante todo, una trama conmovedora, dura, divertida (sí, una historia puede ser dura y divertida al mismo tiempo), pero sobretodo, hermosa.
Hazel Grace es una chica de dieciséis años con cáncer terminal, que conoce en un grupo de apoyo a Augustus, un chico que ya ha superado la enfermedad. Hazel siempre ha querido conocer a Peter Van Houten, el hombre que ha escrito su libro favorito. Cuando comparte la obra con Gus, éste queda tan impresionado que decide utilizar su deseo (un deseo que Los Genios conceden a cada niño con cáncer) para ir con ella a Ámsterdam y poder hablar con el escritor. Todo ello desemboca en una historia de amor apasionada y emocionante en la que el cáncer no es sino una parte más de los personajes.
Creo que ha quedado bastante claro que el libro me ha gustado; sin embargo es muy complicado explicar hasta qué punto me ha podido llegar a conmover. Supongo que lo más sencillo es decir que este libro ha sido el primero (y os aseguro que he leído muchos a lo largo de mi vida) que me ha hecho llorar. No es que no me hayan conmovido otros anteriormente, es simplemente que me concentro mucho al leer y cuando algo me horroriza, me asusta o me entristece en un texto, me pongo muy nerviosa y me asombro, me enfado, etc. pero nunca he llegado a semejante punto de tristeza y/o fascinación. Sin embargo este libro me ha hecho llorar y reír al mismo tiempo, me he divertido y he sufrido, y eso me ha pasado en contadas ocasiones.
Quisiera aclarar que no es una historia sobre el cáncer y cómo se supera. El cáncer no es más que una parte de la trama, una circunstancia que los protagonistas comparten. Hay quienes dicen que, ante todo, es una historia de amor. Yo creo que es una historia sobre la vida, sobre cómo hay que amar cada minuto que pasamos en la Tierra, aunque nuestras circunstancias sean tan complicadas que parezca que no puedas encontrar un atisbo de felicidad. Una de las frases más repetidas en este libro es “el mundo no es una fábrica de conceder deseos”. Y es totalmente cierto, la vida jamás es como queremos que sea, es la que es y punto. Pero eso no significa que no debas disfrutar de cada segundo que estés en ella, porque nunca sabes cuándo podrá terminar.
No puedo puntuar este libro con un 10, porque hay grandes obras de la literatura que lo merecen mucho más, pero no dárselo me parece ser un poco hipócrita teniendo en cuenta lo que me ha impactado. Supongo que me quedo en el 9,99. Al fin y al cabo, ya he reconocido que el libro no es perfecto, pero recomiendo a todo el mundo que lo lea al menos una vez. Hazel y Gus no se merecen menos.
Si queréis saber más acerca del autor, os dejo los links para que consultéis sus redes sociales.

Arantxa